jueves, 28 de abril de 2011

25 años, 25 momentos, 25 razones para amarte



1ª momento: -8 meses. El día que me enteré de que ibas a nacer....
Mamá llamó a casa y me dijo: "Vas a tener un hermanitO" y, como no, tenía que contárselo a alguien... así que salí corriendo de casa, bajé las escaleras emocionada y me fui a casa de Sonia dejando a la mama colgada al teléfono...

2º momento: -5 meses. El día que descubrimos lo que eras...
Papá, Ana y yo veníamos de comprar una bañera enorme AZUL y vimos a lo lejos a mamá como disgustada.. Papá tiró la bañera a tomar por saco y fuimos corriendo a ver qué ocurría. Cuando mamá pudo hablar dijo entre sollozos: "¡¡Es una niñaaaaaaa!!", obvio que todos, menos yo, querían que fueras un niño.

3º momento: 0 meses. El día que naciste....
Me acosté una noche teniendo una única hermana y me levanté sin los papas en casa (avisaron Pilarín, la vecina pero al parecer dormíamos en plan lirones) y teniendo dos, que alegría!!! A Ana le hizo menos gracia....

4º momento: 6 meses. El día que empezaste a hacer monerías....
Cuando me veías (a mi o a cualquiera que te cayera bien, eras simpática desde chiquita) levantabas los bracitos y arrugabas la nariz en plan embrujada, yo pensaba que cualquier día echabas a volar y te largabas.

5º momento: 9 meses. El día que te curaste....
Íbamos mamá, Ana y yo en un ascensor y te tiraste un pedo. A mamá a poco le da algo de la alegría, porque llevaba 9 meses desesperada de los estreñida que eras. Hicimos una fiesta.

6º momento: 11 meses. El día que echaste a andar....
Tras meses de gateo, tres piques y dos chichones en la cabeza, y una especie de gateo en plan cuquín, al final empezaste a andar llevando a rastras la almohada de la cuna que no has vuelto a soltar... hasta que no te dejaron sacarla de USA, algún problema con la green card.

7º momento: 1 año. El día que decidiste que molaban más los regalos que el envoltorio...
Solo jugabas con el papel de regalo hasta que te regalamos el caballo balancín de Fisher Price, qué sonrisa me echaste.... bueno en general ha sido una gozada ver tu cara cada navidad y cada cumpleaños.

8º momento: 2 años. El día que cogiste la plancha al revés...
Te quemaste toda la palma de la mano y te salió una pedazo de ampolla para flipar. Ya sé que no es un gran momento pero me acuerdo porque conseguí que dejaras de llorar cuando te puse a Espinete mientras te soplaba la manita.

9º momento: 3 años y medio. El día de tu primer traje de flamenca....
La Pitu-pocha te lo compró en Córdoba? y te daba vergüenza ponértelo, hasta que llegué a casa, me sonreíste, me echaste los brazos y dejaste que te lo probara. Estabas tan adorable que a la media hora te compraron los zapatos de tacón, a las dos horas te queriamos matar, doña taconeos.

10ª momento: 5 años. El día de tu primer chupinazo...
Como te llevaba a todas partes me animé a meterte en el Ayuntamiento el 20 de septiembre, creo que te dio tanto miedo que para animarte, te compré un globo de helio que me costó una pasta y te duró 35 segundos.

11º momento: 6 años. El día que encontraste tu sitio...
Tu padrino, el tío Aquilino, que como todos estaba loco por ti, te regaló un pupitre rojo precioso que pusimos en el salón y del que no te bajaste hasta que se te quedó “pequeño”. Te recuerdo sentada en el pupitre hasta cuando veías la tele.

12ª momento: 7 años. El día que te dio por escribir...
Te encantaba y te encanta escribir. ¡Qué imaginación! Historias, redacciones, cuentos, etc. Además fuiste la única que me escribía cartas cuando estudiaba en Pamplona.

13º momento: 8 años. El día que pintaste tu primer cuadro...
¡¡¡Qué colores!!! creo que usaste toda la paleta, jajaja. Todavía anda por casa... eso es amor de madre, jajaja.

14ª momento: 9 años. El día de tu primera comunión...

Estabas preciosa y eras una niña buenísima, te regalaron un millón de cosas. Es ñoño, pero me acuerdo.

15º momento: 10 años. El día que estuviste dos horas perdida...

Era la noche del 24 de diciembre y no había manera de encontrarte, nos volvimos locos, los papás se pusieron histéricos, a la Anita a poco le da algo y de repente apareciste con la tía, que te habías ido a tomar una coca-cola... ¡¡Qué gritos te dimos!!

16º momento: 12 años. El día que se te atragantaron las mates...
Yo vivía en Pamplona y te las explicaba por teléfono. En aquella época yo estaba todo el día en la parroquia. Mi novio el joven castor y yo os llevábamos a todos los sitios: a visitar Peñaclara, a tomar chocolate con churros, a misa de 11...

17º momento: 15 años. El día de tu primer móvil...
Convencí a la abuela de que te comprara tu primer móvil: el one touch easy, chiquitín, chiquitín... y de super colores. ¡Qué contenta te pusiste!

18º momento: 17 años. El día de la fiesta...
Te presté mi casa para que hicieras una fiesta en mi casa: 350 euros de multa por tirar líquidos por la ventana, te quedaste sin palos de golf... pero salimos bastante airosas del paso.

19º momento: 18 años. El día que te dejamos en Roncesvalles...
Me dio pena dejarte porque sabía que ibas a llorar mucho, pero por otro lado me diste envidia por todo lo que ibas a vivir y no tenía ninguna duda de que ibas a ser una gran universitaria.

20º momento: 21 años. El día de mi tercera década...

La fiesta no-sorpresa que preparaste, la currada que te pegaste con el album a mano y la pasta que se te fue en bolígrafos plateados.

21º momento: 22 años. El día que te licenciaste....
El orgullo que sentí y lo tranquila que me quedé pensando que por fin ibas a dejar de llorar por los exámenes, pero luego llego el toefl, los cambios de país, buff, no dejaras de llorar en la vida.

22º momento: 23 años. El día de la fiesta del periódico...
La becaria y la hermana, buff, que fiestón. Lo recuerdo porque perdí el bolso, volvimos descalzas a casa, dormimos juntas en la cama de 90 y nos despertó mamá con la ropa planchada....

23º momento: 23 años. El día que te fuiste a DC...
Como lloré y que cansa me puse con hablar contigo a todas horas por Skype. A cambio me devolvió a una hermana poliglota, que al fin le gusta el tomate y que bebe cerveza porque es mas barata (pero sólo para seguir comprándose trapitos).

24º momento: 24 años y 3 meses. El día que me iba de Buenos Aires...

¡Qué lágrimas de cocodrilo! Y eso que tiene que ser duro verme perrear todo el día mientras tenías que trabajar, pero te hacia croquetitas, emparedados, tortilla y te lleve jamón de verdad, no de hembra.

25º momento: 24 años y 8 meses. El día que volviste a España en Navidad...
La primera noche fue un escándalo entre la cesta de productos españoles y el robot, ¡¡¡qué ganas de que vuelvas!!! Sólo quedan 39 días...

No te puedes ni imaginar lo que te quiero, lo que te admiro y lo que te echo de menos. Espero que pases un feliz 25 cumpleaños y que la distancia no te impida ver el sol de tus ojos, porque las estrellas la tapan, jajaja, es por suavizar....

7 comentarios:

ana royo dijo...

el dia q cogio la plancha del reves ya sabiamos q iba para periodista porq solo dejaba de llorar con espinete y con la musica del telediario. Y desde ese momento creo q no ha vuelto a coger otra plancha.

un beso os quiero mucho

Inés Royo dijo...

ayyyyyyyyyyy qué he llorado!!!!!!

me muerooooooo MUCHAS GRACIASSSSSSSSSSSSS prfprfprffffff y yo qué hago en el culo del mundo hoy??????
En 39 días arranca la semana de la celebración de mi cumpleaños en España!!!y ahí os quiero conmigo a las dosss y a Cabe!!!

Yo si que te quiero María, muchooooooo..

Ana, en efecto, no he vuelto a agarrar una plancha!!

os amoooooooooooooo ;)
INES

Lychu dijo...

JOder María!!! he llorado hasta yo!!!!!

Inés Royo dijo...

Ah!!! para tranquilidad de los lectores, he de decir que la almohada pasó frontera argenta a las 3 semana de haberla pasado yo, y sigue siendo donde apoyo el cabezón desde la cuna.

he vuelto a llorarrrrrrrrrrr

besazooooooooo

VeRito dijo...

Maryy..!! dale ya..!! que el 90% de las veces que leo tu blog echo alguna lagrimilla...
Ines.. ¡¡FELICIDADES HERMOSA!! Encuanto vengas lo celebramos como Dios manda..Muack..verito

CRIS dijo...

Del Momento 22 recuerdo un hotel, llamadas y un rescate... jajajajaja, MUAK

Anónimo dijo...

Que bonito mary! Un besazo a las dos. Besos, bea