miércoles, 5 de octubre de 2011

La gula del norte


Acabo de leer el post de Inés y me he dado cuenta de que últimamente a mi tampoco me pasan muchas cosas... Y encima me ha recordado que un vejestorio se casaba mientras yo sigo sin novio: ni carnicero, ni bombero, ni nada. Y ha entrado un bajón quepaqué. Así que para intentar animarme he decidido descongelar unas gulas, que chicos, yo no sé que me pienso que son las gulas, pero es que me encantan. Y me las pongo como las angulas, desgraciada de mí: en cazuela de barro, con ajitos y cayena y me las como con tenedor de palo, ja. Todo heredado de mi abuela, que esa sí que tenía pasta y alguna vez comía angulas, porque la verdad es que yo no las he probado desde la menarquía....

Mientras se descongelan las gulas, en el paquete pone 1 o 2 horas, he decidido pre-animarme pensando en positivo, pero hoy no me sale. Y he visto en el dejómetro que dejé de fumar hace casi 9 meses. Si en vez de dejar de fumar me hubiera quedado embarazada, ahora mismo estaría rompiendo aguas. ¡Guau! Menos mal, porque entonces no sabía lo duro durísimo que es ser madre, aunque sea pegada... Y hoy he visto a Nicolás, el hijo de una amiga en el espolón, hablando como un papagayo, tan mayor... y me he acordado de que Inés está escandalizada porque se casan sus amigas pero es que los hijos de las mías están en catequesis de comunión  y me he vuelto a deprimir, y las gulas todavía no se han descongelado. Y al ver el paquete de gulas, me he dado cuenta de que no se puede ser más cutre: son las gulas "Estrellas Aguinaga" de la marca Día a 1,79, ¡qué pena! No me llega ni para la gula del norte... Si es que encima de soltera y vieja, soy pobre. Que llevo un mes robándole las capsulas de la Nespreso a mis padres, y voy a hacer 34 años. Y hace calor y no llueve. Y continua mi depresión. Pero como leí una vez y he escrito varias: las cosas cambian, aunque nos parezca mentira, y ahora me parece más mentira que nunca... Así que empiezo a fantasear con que algún día tendré pasta y me compraré la gula del norte, pero no la del paquete pequeño, la grande, la de 800 g, para dos, y si te descuidas hasta le echo unas gambas, si es que cuando me pongo, me pongo. Y a lo mejor un día tengo mucho tiempo, tanto,que hasta me aburro. Y tal vez mañana llueva. Y lo mismo mañana mis alumnos me escuchan o ponen una buena peli en la tele.

Y.. me voy  ¡¡¡que ya están las gulas!!!



4 comentarios:

El Costurero de Raül dijo...

Creo que el problema es fantasear y no visualizar. Día a día hay que vivirlo desde la luz; fantasear no es suficiente hay que VISUALIZAR.

Vieja y una Kk; soltera porque quieres y pobre será en lo material porque vales una fortuna eres todo un tesoro y doy gracia a mi dios que no es el de los cristianos haberte conocido en la barra acuática de la piscina!!!!

Nena que mil gracias por dejarme invertir en la VIDA DE MERY ; por lo pronto me llevo lo invertido en alegría.

Besos mil RAP

Inés Royo dijo...

Pero María, parece mentira que hayas crecido bajo el mismo techo!!! "Que la smarcas blancas son las mismas que la mejor que conozcas, de la mismita fábrica!!!!"

Hermana, ni te quemes, llevan 9 mesazos sin fumar que también te parecía mentira hace dos años!!! así que todo se andará, capaz que la abuela se compra un móvil en una de estas...

besosssss
INES

lobo dijo...

Mejoras a cada post. Es como ver un cuadro sobre lo cotidiano.
besos mil...

María dijo...

Joder, que bonito Raul, muchas gracias... ¿No te habrás hecho musulmán? Porque se de alguien que se moriría sin comer morcilla....

Hermana, es verdad, cómo nos convencía la mama, jajaja, si es lo mismo!!! Que nos enseñaba hasta las direcciones de las fábricas para comparar.

Y Lobo, ¡muchísimas gracias! Me ha encantado tu comentario, sobre todo viniendo de ti, que tanto te gusta la literatura y tanto sabes, un honor, la verdad.