viernes, 4 de marzo de 2011

Aunque lo tengo todo....

Hay cosas que me matan de envidia:
  • Me dan envidia las p.... flacas que comen lo que quieren y no engordan y encima dicen (con comida en la boca, of course): "Yo es que como muchísimo, pero no engordo..." y yo pienso hija de la gran chingada, lo que tú comes me debe de engordar a mí... No puedo con ellas, ellos no me molestan.
  • Me dan envidia todos, pero absolutamente todos, los que salen en "Españoles por el mundo". Hasta los que están en un poblado perdido y comen culebras. Si quiero perder el poco sentido que encuentro en mi vida solo tengo que ver ese maldito programa para definitivamente volverme loca pensando "¡qué coño hago en Logroño!".
  • Me dan envidia las tías buenorras que siempre están estupendas, aunque algunas pensaréis: buff, se tiran mil horas... Pues también me dan envidia, sobre todo que tengan tiempo para hacerlo. Y me dan super envidia las que tienen las uñitas super monas siempre... fundamentalmente porque no la hincan. Ah! y a las que les quedan bien las diademas.
  • Me da envidia la gente ordenada, los que tienen buena letra, los que no gritan cuando se enfadan y los que se criaron en un pueblo.
  • Me dan envidia los que cantan bien y los que bailan sin pensar, yo tengo que pensar: mete tripa; levanta la barbilla; 1, 2, 1, 2; ¿esto qué es: salsa o bachata?; ¡¡mete tripa!!... ¿cómo narices voy a bailar bien? ¡Qué estrés!
  • Me dan envidia los que viven en la playa, los que tienen terraza en su casa, a los que no les repite el ajo y las que han pisado una alfombra roja vestida de Chanel.
  • Ah! y me daban tanta envidia las que se estaban duchando cuando yo llegaba al gimnasio, que empecé a ir a las 7 de la mañana para ser yo la primera que me ducho (tengo que ser siempre la primera y la que se monta delante en el coche, ja!!).
Y me dejo muchas más cosas... pero, a pesar de todo, me siento muy pero que muy afortunada.

4 comentarios:

Inés Royo dijo...

Desde mañana escribo mal y me quito la diadema... joder cómo estamos!!! ;)

Juan dijo...

Yo, si te pones así, soy capaz de turnarme contigo para ir delante en el coche de María. Pero sólo eso, turnarnos... Ya sabes, una vez yo, otra vez tu, otra vez yo, otra vez yo, otra vez yo... ¡no más!

Elena Madrid dijo...

Pues yo te envidio sin lugar a dudas a ti: 100% natural, espontánea, exclusiva... con una actitud tan abierta ante la vida, que da lugar a que las cosas más inverosímiles ocurran. Te quiero amiga.

Paola dijo...

Eres la mejor. ;)